¿Por qué es mejor hacer que criticar?

Es ahora o nunca…

Estamos pasando por una época de la historia, en donde la globalización, la tecnología y la comunicación permiten que seamos protagonistas activos de ese cambio, en donde el deseo de llegar a una empresa y crecer en ella, ya no es un deseo unísono, existen otras posibilidades de crecimiento en donde el emprendimiento y el reto de crear empresa es cada vez mas popular.

 

“Hacer o no hacer. No sirve intentar, solo hacer”- Yoda, Maestro Jedi.

 

Para muchos inventar o desarrollar algo en donde “aparentemente” todo está hecho, es el reto, salir de ese status quo en donde hay que vivir bajo unas reglas que han creado otros no es una opción,  toman la decisión de aportar lo mejor de si,  este es el grupo de la población que piensa diferente y quiere apostar por algo que marque o deje una huella.

Los que viven bajo conceptos y reglas  ya establecidas y constituidas, seguramente son cómodas en esa posición y esto no quiere decir que sea una mala decisión, es una alternativa totalmente válida  que seguramente brindará una placentera estabilidad, pero lo que si es cierto, es que muchos de los que salieron de esa zona de confort han dejado marcas indelebles en la historia.

Da Vinci, Isaac Newton, Albert Einstein, Thomas Alba Edison, Nicola Tesla solo por nombrar a algunos genios, pensaron diferente a lo que su entorno les mostraba, obviamente no estoy igualando la sabiduría de estos maestros con el deseo de emprender o como muchos dicen “Hacer que las cosas pasen”, en lo que si existe una gran similitud es en creer en una idea y llevarla a cabo.

 

Es claro que cuando hablo de emprender me refiero a los que hacen, los que hablan de lo que puede ser, generalmente ven como otros ejecutan sus ideas.

 

Posiblemente muchos de los que emprenden, tienen en su cabeza el ser millonarios (Yo aun lo pienso) y crear el próximo Facebook u otra herramienta que alcance números millonarios, leen la historia de Steve Jobs, admiran a Richard Branson, tienen dos o tres libros de Kiyosaky y como accesorio especial mantienen debajo del brazo el libro de Osterwalder, con una propuesta de valor que no siempre es la indicada. (ese es otro tema) Lo descrito en ningún momento es una crítica es solo una percepción de muchos que andan en este mundo.

 

Tener referentes y mas de este tipo siempre será una ayuda, pero es necesario entender el mercado y la posibilidad de implementar y escalar nuestro producto o servicio en el, es por esto que cada vez encuentro mas válidas las historias de fracaso y como aportan al desarrollo de uno nuevo, sin importar que haya necesariamente similitudes en el producto.

Todo lo anterior tiene la intención de felicitar a los que día a día luchan por sus sueños, que tienen claro que el fracaso es una variable que se puede presentar varias veces, que sus modelos de negocio pueden variar en el tiempo, que no todas las sociedades son buenas, que hay que trabajar en equipo, que siempre hay que estar dispuestos a perder, antes de ganar y sobre todo a convivir con un grupo poco deseable, los que critican, atacan, demeritan, intrigan, abuchean pero siempre están sentados en su zona de confort y curiosamente no han creado o desarrollado nada.

 

¿Por qué es mejor hacer que criticar?

 

Es satisfactorio decir lo intente, lo logre, fracasé pero lo hice, es triste ver como a diario las personas atacan nuevas ideas o proyectos y se escudan tras las redes sociales, para emitir juicios de valor, o dictámenes de fracaso sobre un emprendimiento en el que no tienen ni idea de los sacrificios que tuvo que hacer para estar ahí, no se puede pretender que no haya críticas o que el producto no sea de su interés, eso es otra cosa, pero atacar a alguien por arriesgarse, por tomar una decisión diferente al grueso de la población es lo que no encuentro coherente, eso solo demuestra lo cierta que es la frase “Es más fácil criticar que hacer”.

 

“El ingrediente más importante es levantarte y hacer algo. Así de simple. Muchas personas tienen ideas, pero solo algunas deciden hacer algo hoy. No mañana. No la siguiente semana. Sino hoy. El verdadero emprendedor actúa en lugar de soñar”

– Nolan Bushnell,

 

En muchas charlas con amigos siempre coincidimos en la importancia de aprender haciendo y cómo ese hacer permite encontrar día a día nuevos retos y desafíos, cómo validar y optimizar nuestros prototipos, cómo encontrar inversión, cómo vender nuestra idea (pitch), cómo ser sostenibles, cómo ser escalables y un sin fin de variables que sólo pueden surgir desde mesas de trabajo que realizan, idean, discuten, convergen y muchas otras acciones, que están lejanas de esos que solo esperan o peor solo critican.

 

Muchas gracias por tomar el tiempo de leer, espero las críticas 🙂

Por el contrario si les gustó la entrada, pueden compartirla.

 

Para terminar…

“No es sobre las ideas. Sino hacer que éstas se vuelvan realidad”

– Scott Belsky, cofundador de Behance.

 

 

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s